La gestión del tiempo es una de las claves del éxito

Mejorar la gestión del tiempo es la base para los microcambios

Si yo tuviera tiempo…  queja universal que parece irresoluble pero, ¿dónde se encuentra el origen del problema? En que no nos enseñan a gestionar nuestro tiempo ni a valorarlo. Por eso necesitamos comenzar a trabajar con un sistema de gestión del tiempo.

Yo utilizo el método GTD para la gestión del tiempo y lo he adaptado a mis necesidades:

1)      Una lista de entrada con todas las cosas que tengo que hacer, grandes y pequeñas, personales y profesionales, cada vez que surge una, va a mi lista

Con la lista consigo tranquilidad de espíritu pues ya no tengo que darle vueltas a todo lo que tengo pendiente.

2)      Proceso la lista y decido sobre cada una de las cosas apuntadas: la hago, la delego, la relego, me olvido…

Aquí el secreto está en aplicar la regla de los 2 minutos: todo lo que puedo solucionar sobre la marcha, lo hago

3)      Organizo las acciones de esa lista de entrada en sublistas (hoy, pendientes, delegadas, en casa, cortas…)

La de tareas cortas me resulta muy útil cuando me queda un ratito libre que no esperaba.

4)      Reviso mis listas cuando tengo un momento o al final de la mañana y del día y las reorganizo

Cambian las prioridades o las necesidades… pero, lo importante es que sea un proceso muy ágil y cómodo.

Combino las listas de GTD con la agenda, pues todo lo que tiene fecha y hora lo apunto en la agenda y no en la lista (por ej. reunión con un nuevo cliente. Otra cosa distinta es que tuviera que preparar una presentación para la reunión, eso si que lo incluiría en la lista).

Si estáis interesados en profundizar en este método de gestión del tiempo os recomiendo consultar los blogs de Berto Pena y Jero Sánchez y a vuestra disposición para cualquier consulta.

Y si me preguntáis cuáles son los trucos para que funcione la gestión del tiempo, citaría estos cinco:

1)      Establecimiento de prioridades: lo urgente vs lo importante

2)      Programación hacia la obtención de resultados

3)      Planificación de contingencias: van a ocurrir, seguro, así que vamos a preverlas

4)      Lucha contra los ladrones del tiempo: el teléfono, las reuniones, los compañeros, apagar incendios

5)      No relegar la toma de decisiones.

Pero ya sabéis que no podemos esperar a tener tiempo para hacer grandes cambios porque nunca ocurrirá, así que tenemos que comenzar ya mismo con microcambios. Os propongo escoger una de estas sencillas acciones para ahorrar tiempo:

a)      Mejora la gestión de tu puesto de trabajo

b)      Conoce la tecnología que tienes a tu alcance y que puede ayudarte

c)       Organiza con cuidado el tiempo de reuniones, visitas y llamadas

d)      Aprende a delegar

e)      Ten cuidado cuando empieces a navegar

Las buenas noticias son que hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar la gestión del tiempo y basta definir los problemas y buscar las soluciones. Recuerda que todos conocemos las claves del éxito, pero pocos las aplicamos.

 

¿Te apuntas a la revolución de los microcambios?

Tu también haces que las cosas sucedan

Pues continuaremos…