Aprende a dar feedback

Estas últimas semanas trabajando la innovación con empresas y organizaciones, me han preguntado en numerosas ocasiones sobre cómo aprender a dar un buen feedback o retroalimentación a un compañero, una persona del equipo o alguien que está a tu cargo.

Aunque todos sabemos de forma natural cómo dar un buen feedback, conviene recordarlo de vez en cuando, así que os dejo mi lista de 10 consejos para aprender a dar un buen feedback:

 

Elige el momento y el lugar para dar feedback

Hay que encontrar el momento y el lugar adecuado. No puede ser tras una jornada agotadora o en medio de un pasillo mientras vamos corriendo a una reunión. Si no hay tiempo suficiente, déjalo para otro momento y si la persona que recibe el feedback no está en su mejor día, pues tampoco es el momento.

Nunca des feedback en un momento de enfado

Parece de perogrullo, pero no podéis imaginar la cantidad de gente que decide dar feedback en los momentos de enfado y es un error de libro. En ese momento, lo apuntas y luego con la reflexión hecha y más tranquilidad, buscas el momento adecuado para hacerlo.

No olvides la empatía cuando estés dando feedback

Tienes que pensar en la otra persona, sus circunstancias y sus razones, antes de empezar con tu feedback.

También hay que escuchar

El feedback no es sólo hablar sino también escuchar y la escucha activa te puede dar mucha e interesante información, así que no te olvides de practicarla.

Ve al grano

Dar feedback no es una conversación de café, céntrate en lo que te interesa comentar.

Aporta ideas de mejora y propuestas prácticas

Un feedback eficaz es aquel que aporta ideas de mejora, además de indicar los elementos a mejorar, así que prepara tus propuestas prácticas para conseguir los objetivos perseguidos antes de comenzar a dar feedback.

Los ejemplos ayudan a comprender

No hables en abstracto ni en general, intenta acompañar tu discurso de ejemplos cuando des feedback, ayudan a comprender mejor y más rápidamente la situación.

Cuida tu lenguaje

No sólo es importante lo que se dice, sino como se dice, así que cuida tu lenguaje y piensa que las palabras importan y mucho.

Siempre en positivo

Aunque el feedback que queremos dar sea negativo, es importante buscar las palabras en positivo o utilizar la técnica del sándwich, un elemento positivo, uno negativo de relleno y otro positivo para terminar.

Intenta hacerlo de manera regular

Lo importante es que el feedback se convierta en una práctica que realices de forma regular.

 

Aprende a dar un buen feedback y no olvides que también es importante saber si esa persona quiere recibir feedback, porque se necesita la voluntariedad para que el feedback sea efectivo.

 

Al final, lo importante es el propósito con el que decimos las cosas (el para qué que tanto me gusta), así que céntrate en el propósito de mejora y con estos 10 consejos, seguro que consigues los mejores resultados. Aprende a dar un buen feedback. Yeah!