La innovación es solo una palanca, lo importante es conseguir el cambio en las personas

Conseguir el cambio en las personas

La innovación es sólo una palanca, pero que palanca más potente para conseguir el cambio en las personas.

Hablamos de innovación y no nos damos cuenta que para que la innovación tenga lugar, es necesario un cambio, un cambio en las personas que forman parte de esa organización que está innovando.

Y la innovación tiene que ser la palanca que ayude a realizar ese cambio y para ello tenemos que trabajar nuestras 5C para conseguir el cambio en las personas.

Conseguir el cambio en las personas

El cambio suscita rechazo  y es normal, porque a los seres humanos nos gusta la rutina y el control, aunque digamos otra cosa, por eso el cambio es una situación que debe planificarse, dotarse de herramientas y acompañarse.

Ya he hablado de la importancia del papel de las personas en la innovación, aquí sigo desarrollando ese hilo porque me parece esencial.

Para ello tenemos que trabajar las 5C: comunicación, conocimientos, compromiso, compasión y competencias.

  • Comunicación

La mayor parte de los rechazos a la innovación provienen de una mala o nula comunicación. ¿Por qué nos cuesta tanto organizar una buena comunicación del cambio, de su porqué, de su cómo y de su para qué? Las personas informadas son más proclives al cambio.

  • Conocimientos

Muchas veces pensamos que la gente sabe más de lo que sabe o cosas distintas a las que sabe, así que es muy importante dejar de suponer y empezar a constatar. Las personas necesitan disponer de los conocimientos adecuados para el cambio o al menos de un plan para adquirirlos.

  • Compromiso

Al final tiene que existir un compromiso por parte de las personas del equipo para desarrollar un plan de innovación. No va a ser fácil, van a surgir dificultades y ahí el compromiso es esencial. Ese compromiso hay que trabajarlo y ganarlo, no surge de una manera natural en una organización.

  • Compasión

El contacto y la comprensión del otro es fundamental para gestionar el cambio. No todas las personas somos iguales ni nos encontramos en la misma situación, por lo que tenemos que ser compasivos para ayudar a las personas a las que el cambio les cuesta más, a asumirlo y también tenemos que desarrollar la autocompasión para ser benevolentes con nosotros mismos y nuestros miedos frente al cambio.

  • Competencias

Si el conocimiento es importante, el disponer de las competencias personales adecuadas para el cambio es esencial. Por eso tenemos que entrenar aquellas competencias que sabemos que nos faltan y que nos ayudarán en el proceso y especialmente la gestión de la incertidumbre que es una de las que más cuesta.

Conseguir el cambio en las personas es la forma más sólida de que la cultura innovadora llegue a instalarse en nuestra organización.

¿Te animas? Y si tienes dudas, no tienes más que silbar y ahí estaremos.

 

PD: la imagen es de un cuadro de Eva Armisen que me acompaña y me da energía en todos estos procesos de facilitación del cambio, porque como facilitadora también tengo que estar al 100% cuando acompaño a una organización.