Entrenando emprendedores: ilusión

Entrenando emprendedores: ilusión

Es complicado hablar de ilusión en estos momentos y es difícil mantener la ilusión en el día a día, pero, aunque a veces nos cueste creerlo, la ilusión es un ingrediente fundamental para lograr nuestros objetivos, tanto profesionales como personales.

Juan Ignacio Comín acaba de abrir un centro de lavado de coches a mano en Zaragoza que es el resultado de su afición por los coches, su experiencia manteniendo una flota de coches de alquiler, ganas de hacerlo mejor y búsqueda de nuevas técnicas.

Dice que no ha encontrado especiales dificultades para crear su empresa porque con ilusión y ganas las dificultades parecen menos.

Pero esa ilusión, la ha acompañado de mucho trabajo y de analizar lo que se está haciendo en otros países (para traer técnicas nuevas para cuidar los coches) y la situación actual en España (si no me compro un coche nuevo ahora, al menos llevo el mío lo mejor posible).

Mi mantra favorito

Mi mantra favorito

Es lo que siempre recomiendo y algo que siempre cuento en todos los talleres, los que me conocéis seguro que reconocéis esta imagen porque es uno de mis mantras: vigilar, aprender, reflexionar y desarrollar nuestro propio camino.

Si eres capaz de encontrar tu elemento diferencial y adaptarte a las tendencias, tus posibilidades de éxito son mayores: analiza lo que está pasando, por que está la gente dispuesta a pagar dinero y sé creativo: hasta en los negocios más tradicionales como el lavado de coches, hay siempre posibilidades de buscar la diferencia.

Y en estos momentos añade un componente esencial:

Ilusión

Si conseguimos encontrar la ilusión y mantenerla, será más fácil continuar en el camino. Y si os cuesta encontrar la ilusión, salid a buscarla y apuntaos a alguna de las actividades de Aragón Emprende, ya veréis como sube.

Y tú ¿cómo vas de ilusión?

Podéis escuchar la historia de Juan Ignacio y mis consejos en #Canalemprendedor